La humanización de la sanidad salva vidas y mejora la experiencia asistencial de los pacientes

Los profesionales sanitarios tienen una gran responsabilidad en la aplicación de la innovación, la generación de sostenibilidad y la implementación de la humanización en la sanidad

  • Humanización de la sanidad basada en la calidad asistencial, la eficiencia en el gasto y la innovación para mejorar la sostenibilidad
  • La Generalitat Valenciana considera la Humanización de la Asistencia una parte consustancial a la Sanidad Universal
  • El precio creciente de numerosas innovaciones, tecnológicas y terapéuticas, no responde siempre a un valor objetivo e incremental
  • Además de reducir la variabilidad propia de la práctica clínica, el sistema sanitario debe organizarse alrededor de pacientes igualmente muy diversos
  • La aplicación de la métrica, es decir, medir por resultados en salud, medida que apoya el Dr. José Luis Poveda, Director Área Clínica del Medicamento en el Hospital Universitarii Politècnic La Fe.

Valencia, 7 de marzo.- El Muy Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Valencia (MICOF) ha sido el marco de la jornada ‘Innovación, Calidad Asistencial, Humanización y Sostenibilidad’, organizada por el Instituto Max Weber y Weber Economía y Salud, con la colaboración del Muy Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia ( MICOF ) y el patrocinio de las compañías Astellas y Esteve. Como preámbulo a las ponencias, el Presidente del Instituto Max Weber, D. Santiago Pérez Camarero ha asegurado que “la jornada responde al tipo de encuentros dirigidos a mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario, sobre aspectos básicos como la calidad, la innovación y la centralidad del paciente, paralelamente a la Humanización, entendida esta como una vuelta al ser humano como destino de todas las facetas asistenciales”.

Durante la mesa inaugural, el Ilmo. Sr. D. Ricardo Campos Fernández, Subsecretario de la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalitat Valenciana, ha afirmado que el objetivo principal de su departamento es devolver a la Sanidad Universal de la Comunidad Valenciana aquellos derechos perdidos a lo largo de la crisis económica atravesada por el país y, especialmente, desde la promulgación del Real Decreto Ley 16/2012. Además de citar medidas emprendidas por su Gobierno para anular el efecto del copago de medicamentos y luchar contra la pobreza farmacéutica de los ciudadanos que no pueden costear sus fármacos, Campos Fernández ha afirmado que “la Consellería se prepara para abordar los retos de futuro de la Sanidad Valenciana en tres ejes principales: transformar el modelo asistencial hacia la cronicidad, apostar por la investigación y la innovación, y orientar el sistema asistencial hacia el paciente, desde el punto de vista de la Humanización”.

Por su parte, el Presidente del MICOF, D Jaime Giner Martínez, ha añadido a las palabras del Subsecretario de Sanidad Universal de Valencia que “conseguir un sistema sanitario de excelencia es una tarea de todos los agentes implicados en mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos, a través del diálogo”. En esa misión, “los farmacéuticos son muchas veces la primera puerta de las personas a la asistencia sanitaria, por lo que aquellos deben mejorar su capacidad de escucha y comprensión, además de incorporar las últimas tecnologías a su área de actividad y mantener sus conocimientos técnicos en posiciones de vanguardia”, según palabras del presidente.

Incorporar innovaciones con valor

En su ponencia sobre ‘Innovación y Calidad Asistencial: reflexión a nivel institucional’, el Subdirector General de Investigación e Innovación de la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública, Dr Salvador Peiró, reflexiona desde su visión de epidemiólogo. Desde esa perspectiva, ha reflexionado sobre las dificultades que existen para diferenciar entre valor y precio, y sobre lo correcto o no de llamar innovación tecnológica a un nuevo fármaco para cáncer de mama que, por ejemplo, sólo aporta 10 días más de supervivencia que su medicamento comparador, a un precio de 18.000 euros durante ese tiempo de tratamiento. “La presión del coste de la innovación es un fenómeno que afecta de manera importante a todos los modelos sanitarios y sistemas de aseguramiento, y no sólo a España”, precisa Peiró. “Por lo que es necesario hacer una reflexión profunda sobre el concepto de innovación y huir de soluciones fáciles a problemas tan complejos como los que plantea la Sanidad”.

Cada paciente es un mundo

La asesora científica del Foro Español de Pacientes y Directora del Instituto Albert J. Jovell de Salud Pública y Pacientes, Dª. María Dolores Navarro, ha asegurado en su ponencia, centrada en ‘Innovación y Calidad Asistencial: el prisma del paciente’, que después de trabajar 20 años desde el lado de los pacientes, la principal enseñanza es no dar por anticipado nunca sus opiniones, dada la gran diversidad existente entre ellos. Para Navarro, “la experiencia de enfermar tiene componentes sociales, familiares y personales que lleva a los pacientes a adoptar posiciones delegantes o autónomas. Circunstancias que no impiden que las personas que son hospitalizadas siempre lo hagan desde una posición de vulnerabilidad que los profesionales sanitarios deben comprender y respetar en toda su dimensión. En ese contexto, “existen derechos y deberes para los pacientes que deben ser encuadrados dentro de las políticas públicas que siempre deben regirse por los criterios de calidad, equidad y eficiencia”. Argumento al que Navarro añade que, “los médicos, como profesión humanista en sus genes, deben perder el miedo a admitir sus errores, ya que los pacientes son capaces de comprenderlos y entenderles”.

Los componentes del gasto sanitario

El Director del Área Clínica del Medicamento del Hospital Universitarii Politècnic La Fe, Dr. José Luis Poveda, ha defendido al final de la mesa redonda que “España no sale mal parada en términos de eficiencia, dentro del contexto europeo, y sobre magnitudes como la esperanza de vida, el poder paritario de compra o la inversión”. Como componentes del gasto sanitario, el Dr Poveda distingue entre “factor demográfico, renta per cápita y factor residual, correspondiendo a estos dos últimos un 54% y un 44% de dicho gasto, respectivamente”. Finalmente, el farmacéutico hospitalario ha destacado como problemas planteados para la sostenibilidad del sistema sanitario y las tendencias humanizadoras actuales: la hiperinflación en el precio de los medicamentos y la secular disfuncionalidad española a la hora de medir las variables sanitarias. Situación distinta a los servicios de Dermatología y Reumatología de su hospital, donde “ya se contrastan las opciones terapéuticas con los resultados en salud que se obtienen de ellas”.

Para más información:
Iris San Pedro Botas
Área de Comunicación
Instituto Max Weber
Iris.sanpedro@imw.es
91 636 23 42