Jornada Clausura MEIS V

El próximo jueves 21 de septiembre de 16.00 a 19.30 horas, en el Aula Magna Madre de Dios, en Toledo, en la Facultad de C.C. Sociales y Jurídicas.

Se celebra la Clausura de la quinta edición del  Máster en Evaluación de Intervenciones Sanitarias y Política Farmacéutica.

Ponemos a su disposición el link para la inscripción y adjuntamos el programa para más información.

Link de inscripción para las jornadas

 

 

Categories: Artículos

Presentación en rueda de prensa del Estudio SROI IC

Cada euro invertido en un abordaje ideal de la insuficiencia cardíaca tendría un retorno social de 3,5 euros

 

  • Instituto Max Weber, Cardioalianza y Novartis presentan el estudio ‘Valor social de un abordaje ideal de la insuficiencia cardíaca’, un trabajo de análisis, investigación y propuestas de mejora en el manejo de la insuficiencia cardíaca (IC) en el Sistema Nacional de Salud (SNS)

 

  • La IC es un síndrome crónico que afecta a nivel físico, emocional, social, y laboral en los pacientes y que causa un alto impacto económico al SNS, posicionándose como la primera causa de hospitalización en mayores de 65 años1

 

  • Existe la necesidad de desarrollar intervenciones dirigidas a optimizar los recursos destinados a la IC, reducir el número de hospitalizaciones, favorecer el cumplimiento terapéutico y mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus cuidadores

 

 

Madrid, 26 de abril de 2017 El Instituto Max Weber, la asociación de pacientes Cardioalianza y la compañía farmacéutica Novartis han presentado hoy el estudio ‘Valor social de un abordaje ideal de la insuficiencia cardíaca’, un proyecto multidisciplinar llevado a cabo con la colaboración de expertos en insuficiencia cardíaca, tanto cardiólogos como internistas y profesionales de enfermería. El objetivo de este estudio es consensuar un abordaje ideal de los pacientes con insuficiencia cardíaca (IC) en el Sistema Nacional de Salud (SNS) y evidenciar su impacto en términos clínicos, asistenciales, económicos y sociales para favorecer una planificación estratégica óptima de los recursos sanitarios.

 

La sesión ha contado con la participación del Dr. Nicolás Manito, presidente de la Sección de Insuficiencia Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) entre 2012 y 2014 y jefe clínico de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca y Trasplante Cardíaco del Hospital Universitario de Bellvitge; el Dr. Emilio Casariego, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) entre 2014 y 2016 y jefe de servicio de Medicina Interna del Complejo Hospitalario de Lugo; María Merino, coordinadora de Proyectos de Resultados en Salud del Instituto Max Weber; Maite San Saturnino, presidenta de Cardioalianza; y  Josefina Lloret, responsable de Relaciones con Pacientes de Novartis.

 

El proyecto evalúa tanto el impacto en la calidad de vida de los pacientes como en los procesos asistenciales y en la gestión de los recursos sanitarios. Esta labor analítica permite detectar necesidades no cubiertas y plantear un modelo ideal de abordaje de la IC. Más de 140 ideas se transformaron en 28 propuestas prioritarias de mejora en las diferentes áreas involucradas en el manejo de la patología que repercutirían en 19 cambios positivos para los pacientes, los cuidadores, el SNS, y los profesionales sanitarios. A través de este modelo óptimo de gestión se obtendría un retorno social de 3,52 euros por cada euro invertido en el primer año de su implantación.

 

 

La carga de la IC

El Dr. Nicolás Manito ha puesto de manifiesto la importante carga que supone la IC en nuestra sociedad: “la IC es una enfermedad crónica debilitante y concomitante que constituye una epidemia a nivel universal, debido en gran parte al envejecimiento de la población y a los hábitos poco saludables. La patología produce un profundo deterioro en la vida de los pacientes, mermando sus capacidades físicas y limitando su autonomía e independencia para llevar a cabo las actividades cotidianas. Esta situación repercute directamente en el entorno de los pacientes, cuyos familiares y amigos se ven obligados a asumir el papel de cuidador”.

 

El Dr. Manito también ha abordado el impacto que supone la patología en el SNS señalando que “en España, la IC ocasiona más de 100.000 ingresos hospitalarios al año, con estancias hospitalarias prolongadas que duran una media de 8,4 días. También representa el 2% de las visitas a urgencias y el 10% de la mortalidad anual. Todo ello se traduce en unos costes asociados que alcanzan los 2.500 millones de euros anuales, es decir, hasta el 2% del gasto sanitario total. Además, hay que tener en cuenta que se trata de una enfermedad que afecta principalmente a personas de edad avanzada y por lo que lo más habitual es que se acompañe de otras muchas patologías, hasta 5,3 de promedio, lo cual implica una elevada tasa de reingresos y visitas a diferentes profesionales”.

 

La IC es la primera causa de hospitalización en personas mayores de 65 años1. Los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad estimaron que en 2014 el coste total de los ingresos hospitalarios por esta causa en el SNS en España fue de 434,84 millones de euros, con un coste medio por hospitalización por IC correspondiente a 4.139,53 euros1. Este contexto justifica la imperante necesidad de tomar medidas dirigidas a la optimización de los recursos sanitarios e implantar un nuevo estándar en el abordaje de la IC en el SNS.

 

El retorno social de la inversión en un abordaje ideal de la IC

El estudio ‘Valor social de un abordaje ideal de la insuficiencia cardíaca’, ha sido confeccionado atendiendo a la metodología Social ROI. La coordinadora de Proyectos de Resultados en Salud del Instituto Max Weber, María Merino, aclara que “esta herramienta permite analizar, contextualizar y cuantificar el impacto del nuevo enfoque asistencial del síndrome, lo que podría facilitar la toma de decisiones que contribuyan a maximizar el valor social de la inversión de recursos sanitarios. Para ello, se ha realizado una encuesta a 558 pacientes para conocer la afectación de la IC en el plano físico, emocional, social y laboral, cuyo cuestionario incluía un subcuestionario dirigido al cuidador informal, en caso de existir. Otra fuente de información ha sido un comité de expertos conformado por las principales especialidades médicas implicadas en la atención de la IC (cardiología, medicina interna, geriatría, medicina comunitaria), así como por especialistas en enfermería, pacientes, cuidadores, asociaciones y gestores sanitarios”.

 

Merino ha explicado las principales conclusiones extraídas del estudio: “los resultados del análisis SROI muestran que por cada euro invertido en este modelo ideal se obtendría un retorno social de 9,05 euros en el área de Urgencias y hospitalización, en el área de Atención primaria el retorno sería de 3,13 euros, en el área de Cardiología de 3,76 euros y en el área de Medicina interna de 3,09 euros. Al considerar el abordaje ideal de la IC como un todo, es decir, entendiendo las áreas de manera global y no de forma aislada, el retorno social a obtener con la implantación de este abordaje ideal sería de 3,52 euros, y en todos los casos el paciente sería el principal beneficiado”.

 

Algunas de las actuaciones que se engloban dentro de este abordaje ideal son la optimización de la historia clínica digital y del uso de la receta electrónica, una mayor rapidez en el acceso al ecocardiograma en los servicios de urgencias hospitalarias y atención primaria, el fomento de la precocidad en la visita a los diferentes especialistas e incremento de las visitas domiciliarias tras el alta hospitalaria, la implantación de unidades de rehabilitación cardíaca o el desarrollo de programas de apoyo psicológico y emocional, educación sanitaria y reorientación profesional dirigidos al paciente y sus cuidadores.

La importancia de un abordaje multidisciplinar centrado en el paciente

El consenso de un grupo multidisciplinar de expertos ha permitido detectar los puntos críticos de la cadena asistencial de los pacientes con IC y establecer las propuestas de mejora. El Dr. Emilio Casariego, que junto al Dr. Nicolás Manito ha formado parte de este comité, ha expresado la importancia de enfocar la IC como una patología en la que intervienen múltiples especialidades de forma simultánea: “la mayoría de los enfermos con IC son pluripatológicos y requieren la atención de diferentes profesionales: médicos de urgencias, médicos de atención primaria, cardiólogos, internistas, enfermeros, psicólogos, geriatras, etc. Es muy necesario que todos los especialistas intervengan de forma alineada y pongan su trabajo en común para optimizar la gestión de los recursos destinados a estos pacientes y ofrecer una asistencia integral. Parece evidente que el planteamiento global centrado en el paciente, atendiendo a las diferentes facetas de la enfermedad de manera simultánea y juiciosa, ofrece mayores beneficios que el tratamiento centrado exclusivamente en la IC o en la simple suma de los distintos tratamientos”.

 

Según el Dr. Casariego, “la metodología SROI ha permitido establecer las claves para definir, desde una óptica multidisciplinar, una fórmula capaz de dar solución a las carencias del enfoque actual. Este nuevo abordaje debe implicar y coordinar a todos los actores relacionados con el manejo de la IC y maximizar el valor social de la inversión mejorando el estado de salud y la calidad de vida de pacientes y cuidadores, racionalizando el consumo de recursos y reduciendo las pérdidas de productividad laboral asociadas”.

 

Por su parte, la presidenta de la asociación de pacientes Cardioalianza, Maite San Saturnino, ha puesto de relieve el papel que tiene el paciente en todo este proceso: “el eje central de este modelo ideal es el paciente y por ello resulta fundamental conocer a fondo las implicaciones que tiene la IC en las diferentes esferas de su vida. La encuesta ha sido un instrumento muy revelador que ha ayudado a esclarecer, entre otros datos, que cerca del 90% de los pacientes presenta comorbilidades, con una media de 2,3 enfermedades concomitantes, siendo la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia y la diabetes las más prevalentes”. En cuanto a las dimensiones más afectadas en el día a día, San Saturnino indica que “los encuestados señalaron las relativas al dolor o malestar, la pérdida de movilidad y el deterioro psicológico y emocional. Asimismo, el cuestionario dirigido a los cuidadores, quienes son los grandes coprotagonistas en este estudio, ha puesto de manifiesto el importante desgaste físico y mental que experimentan, así como una percepción de su salud más negativa y una mayor predisposición al desarrollo de depresión y ansiedad”.

 

San Saturnino ha concluido afirmando que “este trabajo nos ha permitido aproximarnos a la situación real de estas personas y plantear las intervenciones pertinentes para dar respuesta a las necesidades no cubiertas. Ahora nos enfrentamos al reto de poner en práctica este modelo de abordaje ideal de la IC y desde Cardioalianza tendemos puentes de diálogo con la Administración sanitaria competente para lograr juntos la mejora de la atención de la IC de forma sostenible para el Sistema”.

 

La responsable de Relaciones con Pacientes de Novartis, Josefina Lloret, señala que “el compromiso de la compañía con los pacientes y con la sociedad va más allá del desarrollo de soluciones y tratamientos innovadores, y dirige todos sus esfuerzos a la transformación global de la salud de las personas desde todos los ámbitos que intervienen en ella. Una parte fundamental de nuestro trabajo es la puesta en marcha de iniciativas como el estudio ‘Valor social de un abordaje ideal de la insuficiencia cardíaca’ que nos permite abordar de forma integral una patología de la envergadura de la IC y proponer mejoras capaces de reducir significativamente su carga tanto en la vida de los pacientes como en el SNS de forma sostenible”.

 

 

Este comunicado contiene ciertas informaciones anticipadas sobre el futuro, concernientes al negocio dela Compañía. Hay factores que podrían modificar los resultados actuales.

 

Acerca de Cardioalianza

Cardioalianza es una asociación integrada por 9 organizaciones no lucrativas que agrupan a 46 asociaciones regionales y más de 15.000 familias, con la misión de mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas con enfermedad cardiovascular. Tiene como visión ser la organización referente de los pacientes con enfermedades cardiovasculares -independiente y sostenible- y la representante de sus derechos y necesidades ante los agentes de interés implicados en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento para alcanzar una atención personalizada e integral.

 

Sus principales líneas de acción son, entre otras, empoderar a pacientes y a entidades de pacientes para promover una participación activa, cooperar con las Administraciones Públicas y otros agentes del sistema sociosanitario para la mejora del bienestar y la calidad de vida de los pacientes, generar conocimiento sobre la situación y necesidades de los pacientes con ECV o desarrollar alianzas estratégicas.

 

Acerca del Instituto Max Weber

Instituto Max Weber, constituido como entidad sin ánimo de lucro, viene, desde enero de 2005, realizando su actividad de investigación y formación en diversos ámbitos del conocimiento y especialmente en el sanitario, económico y socio-laboral. Sus objetivos se centran en promover la investigación, como herramienta de apoyo a la mejora continua en los procesos asistenciales, ofreciendo resultados basados en el conocimiento científico y la rigurosidad, tanto en el ámbito público, como en el sector privado. Por ello, el Instituto Max Weber impulsa proyectos, como el presente estudio sobre el retorno social de la inversión del abordaje ideal de la IC, como elemento clave en la planificación estratégica de recursos sanitarios y la toma de decisiones más apropiadas.

 

Acerca de Novartis

Novartis AG (NYSE: NVS) proporciona soluciones innovadoras para el cuidado de la salud acordes con las necesidades de pacientes y sociedades. Con sede en Basilea, Suiza, Novartis dispone de una amplia cartera de productos para responder a estas necesidades: medicamentos innovadores, medicamentos genéricos y biosimilares que ayudan al ahorro de costes y cuidado de la visión. Novartis tiene posiciones de liderazgo a nivel mundial en cada una de estas áreas. En 2016 el Grupo logró una cifra de ventas de 48.500 millones de dólares USD e invirtió, aproximadamente, 9.000 millones de dólares USD en actividades de I+D. Las compañías del Grupo Novartis cuentan aproximadamente con 118.000 empleados. Los productos de Novartis se venden en aproximadamente 155 países de todo el mundo. Para más información, pueden visitarse las webs http://www.novartis.com y http://novartis.es/

 

Novartis está en Twitter. Síganos a través de @Novartis en http://twitter.com/novartis

Para contenido multimedia de Novartis, visite www.novartis.com/news/media-library

Para cuestiones sobre la web, por favor contacte con media.relations@novartis.com

 

Referencias

  1. Instituto Max Weber, Cardioalianza y Novartis. Valor Social de un abordaje ideal de la insuficiencia cardíaca. Madrid, 2017.
Categories: Artículos Tags: Etiquetas:

Coste-Efectividad de una Unidad Monográfica de Asma

Luis A. Pérez de Llano (Servicio de Neumología, Hospital Universitario Lucus Augusti, Lugo, España), Renata Villoro (Instituto Max Weber, Madrid, España), María Merino (Instituto Max Weber, Madrid, España), Maria del Carmen Gómez Neira (Servicio de Neumología, Hospital Universitario Lucus Augusti, Lugo, España), Camino Muñiz (Servicio de Neumología, Hospital Universitario Lucus Augusti, Lugo, España), Álvaro Hidalgo (Departamento de Economía, Universidad de Castilla la Mancha, Toledo, España)

Introducción

Las unidades monográficas de asma (UMA) son consultas hospitalarias implementadas para lograr una mejoría clínica de los pacientes. Este estudio analiza su impacto sobre el control del asma y su coste-efectividad en comparación con las consultas ordinarias.

Métodos

Estudio de casos cruzados que incluyó a todos los pacientes que fueron atendidos por primera vez en la UMA de Lugo durante 2012. Se definió el «periodo-caso» como los 365 días que siguieron a la primera visita en la UMA, y el «periodo-control» como los 365días que la antecedieron. Se calcularon los cambios en indicadores clínicos relevantes para el control del asma y se estimó la relación de coste-efectividad incremental (RCEI) por cada paciente adicional que fue controlado y por cada año de vida ajustado por calidad (AVAC).

Resultados

El porcentaje de pacientes (n=83, edad media 49±15,2años; 60,2% mujeres) controlados aumentó del 41 al 86%. El resultado del test de control del asma mejoró desde 18,7±4,6 hasta 22,6±2,3 (p<0,05) y el FEV1 se elevó desde 81,4%±17,5 hasta 84,4%±16,6 (p<0,05). Las exacerbaciones, hospitalizaciones y visitas a urgencias disminuyeron un 75, un 78 y un 75%, respectivamente. La utilización de combinaciones CI/LABA decreció del 79,5% al 41%. El uso de otros fármacos aumentó: anticolinérgicos del 3,6 al 16,9%, CI en monoterapia del 3,6 al 45,8%, y omalizumab del 0 al 6%. Las RCEI por paciente controlado y por AVAC ganado fueron de 1.399 y 6.876€, respectivamente (perspectiva social).

Conclusiones

La atención en una UMA es coste-efectiva y tiene un impacto beneficioso sobre el control del asma.

Fuente: Arch Bronconeumol

Categories: Artículos

Cada euro que se destina a vacunas ahorra entre 4 y 5 euros en costes médicos

images 200«Las vacunas son la única herramienta de que disponemos capaz de ofrecer salud de forma masiva. Es la operación sanitaria más rentable que podamos considerar», ha resaltado Santiago Pérez Camarero, Director del Instituto Weber que, junto a la Fundación Gaspar Casal, han sido las dos organizaciones que han llevado a cabo el trabajo.

Aunque en España la vacunación no es obligatoria ni coercitiva, sino recomendada, las tasas alcanzadas son muy altas. Así, la cobertura vacunal en España está muy avanzada, ya que se sitúa por encima del 90%.

Actualmente en España, y gracia a la vacunación sistemática, la incidencia de sarampión es un 0,02% con respecto a la registrada hace 30 años; en el caso de la tos ferina, de un 1% y en el de la rubéola, de un 0,04%.

La vacunación en el mundo

El Informe recoge que las vacunas han evitado más de 20 millones de fallecimientos en las últimas décadas. Referidas a la población infantil, anualmente son vacunados 100 millones de niños, lo que evita más de tres millones de fallecimientos al año.

Sin embargo, los expertos han insistido en que es necesario ampliar esa cobertura vacunal, ya que hay otros tres millones de niños que mueren cada año a consecuencia de enfermedades que pueden prevenirse con las actuales vacunas, tales como la meningitis, la neumonía y la diarrea, que causan la cuarta parte de esas muertes.

La década 2011-2020 ha sido denominada la Década de las Vacunas, con la intención de reducir la mortalidad en más de 6 millones de personas.

El futuro de las vacunas, según los expertos, pasa por mejorar las vacunas existentes y por crear otras nuevas de la mano de la biotecnología y la ingeniería genética.

Fuentes:
Onmeda

Categories: Artículos

Reforzar los programas de vacunación e invertir en prevención son las bases para alcanzar un sistema sostenible

vacunas-2Según se recoge en el informe “La aportación de las vacunas al bienestar social: una visión general”

  • El informe analiza los resultados y la efectividad que ha tenido la introducción de las vacunas en la salud de la población española en las últimas décadas.
  • La tos ferina, las paperas y la rubeola disminuyen su incidencia; mientras que la varicela, el neumococo y el virus del papiloma humano experimentan un aumento de casos.
  • España es uno de los países más adelantados en la aplicación de las vacunas como herramienta preventiva con una cobertura media de vacunación del 95% en la edad infantil.
  • Por cada euro invertido en vacunas, se evita un coste directo de entre 3,9 y 4,9 euros.
  • El gran avance tecnológico de las últimas décadas permite disponer de vacunas más seguras, más eficaces y más coste-efectivas y abre un nuevo campo hacia las vacunas terapéuticas, como las vacunas contra las drogas de abuso (nicotina, por ejemplo), y hacia nuevas vías de administración como vacunas inyectadas sin agujas, comestibles o transcutáneas.

Madrid, 27 de febrero de 2013.- En la actualidad, los casos de sarampión en España suponen un 0,02% de lo que representaba la enfermedad hace tres décadas. Mientras en 1986 se diagnosticaron 220.096 casos, en 2009 esta cifra disminuyó hasta 44, con un impacto muy positivo en la reducción de hospitalizaciones y en la mortalidad asociada a la enfermedad. Hechos que, tal y como se analizan en el informe “La aportación de las vacunas al bienestar social: una visión general”, elaborado por la Fundación Gaspar Casal y el Instituto Max Weber con la colaboración de Sanofi Pasteur MSD, derivan directamente de la introducción de los programas de vacunación.

“Los datos de incidencia y morbilidad hospitalaria en el caso del sarampión muestran una tendencia hacia la erradicación desde el año 1999, cuando se alcanzaron coberturas de vacunación próximas al 80% de la población. Sin embargo, debido a los brotes declarados desde entonces, se sabe que no se alcanzarán los objetivos de la OMS de erradicación”, resume Juan del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal. Para Ricardo Brage, director general de Sanofi Pasteur MSD, la desaparición de la “percepción de riesgo” ante determinadas enfermedades en vías de eliminación “da lugar al abandono de las coberturas de vacunación óptimas y, en consecuencia, abre las puertas a que la enfermedad resurja en el entorno”.

El informe “La aportación de las vacunas al bienestar social” que se ha presentado hoy en Madrid analiza los resultados y la efectividad que ha tenido la introducción de las vacunas en la salud de la población española en las últimas décadas. Según ha puesto de manifiesto el director del Instituto Max Weber y coordinador del estudio, Santiago Pérez, “este informe es una revisión divulgadora del papel de la inmunización en la construcción de la salud”. Para ello, se ha estudiado la incidencia de las enfermedades prevenibles por vacunación entre 1986 y 2009, la evolución de los ingresos hospitalarios provocados por estas patologías (1992 a 2009), y la morbimortalidad. “Los sistemas de vacunación han contribuido al aumento en la calidad de vida, el desarrollo y el bienestar social y ha logrado que las poblaciones sean más sanas y más ricas”, señala del Llano, y es que el aumento de la esperanza de vida impacta positivamente en la contribución al PIB del país.

En cuanto a la evolución actual de las diferentes enfermedades prevenibles por vacunación, en términos de incidencia, morbilidad y mortalidad, el estudio concluye que la difteria extingue su incidencia; la tos ferina, las paperas y la rubeola disminuyen la incidencia; la tuberculosis, el tétanos, las hepatitis A y B, el meningococo y el sarampión tienen tendencia a disminuirla. Por el contrario, la varicela, el neumococo y el virus del papiloma humano experimentan un aumento.

España, un país líder en vacunación

Desde la introducción de la primera vacuna -la viruela- en 1880, España es “uno de los países más adelantados en la aplicación de las vacunas como herramienta preventiva, no sólo por su cobertura vacunal gratuita, sino por su activa política por parte de las autoridades y los profesionales sanitarias”, indica Juan del Llano.

Las tasa de vacunación en los diferentes tipos de vacunas analizadas alcanzan porcentajes superiores al 95% de la población en 2010, una cifra que va en línea con las tasas en las que se mueven los países desarrollados, de entre el 92% y el 99%. Los países en vías de desarrollo, sin embargo, varían sus cotas de cobertura ampliamente, entre el 30% y el 70%. “Alcanzar coberturas altas de vacunación es uno de los objetivos de salud pública para lograr la inmunidad colectiva, es decir, para proteger a los individuos vacunados y a los que no lo están. Y es que la disminución de la carga de la enfermedad infecciosa aumenta la esperanza de vida –lo que afecta al tiempo dedicado a las actividades productivas-, mejora la calidad de vida y disminuye los costes directos e indirectos provocados por la enfermedad”. En este sentido, y en opinión del director del Instituto Max Weber, el reto es ampliar la inmunización progresivamente a más enfermedades. “La investigación está mirando al futuro con optimismo, pero la política y la economía deben mirar todavía a un presente que necesita mucho trabajo y muchas correcciones”, añade.

Un euro de inversión, 4 de ahorro

“Las vacunas son una de las intervenciones de salud pública que directamente ahorran recursos y costes a los sistemas sanitarios y a la sociedad en su conjunto”, afirma el director de la Fundación Gaspar Casal. De hecho, se ha cifrado que por cada euro invertido en vacunas, se ahorran entre 3,9 y 4,9 euros de costes directos evitados, “una cifra que sería muy superior si añadiéramos los costes indirectos en términos de bajas laborales y pérdidas de productividad evitadas”, añade este Juan del Llano. Por su parte, Santiago Pérez indica que “la inversión en el desarrollo y aplicación de los programas de vacunación es un proceso muy costoso, pero todas las inversiones que se han hecho en las distintas vacunas han terminado siendo rentables; y son tanto más rentables cuanto más se aplican” y subraya que “la prevención es un acelerador del desarrollo económico y social”.

“En una situación económica como la actual, de dificultades financieras y recortes en los presupuestos públicos, las vacunas deben, más que nunca, demostrar su coste-efectividad, ser sostenibles y viables desde el punto de vista financiero”, indica Ricardo Brage. Asimismo, estima que el coste de desarrollo de una vacuna está en torno a los 500 millones de dólares y precisa un tiempo medio superior a los 18 años para pasar del laboratorio a las personas. “Además, y a diferencia de los medicamentos tradicionales, el proceso de producción de las vacunas es complejo y prolongado. De hecho, puede alargarse más de un año, ya que los procesos de calidad para garantizar la seguridad de las vacunas así lo requieren”. Por ello, Ricardo Brage solicita a las autoridades “un marco estable para poder hacer frente al desarrollo vacunas y seguir garantizando la prevención de la población”.

Las vacunas del futuro

El gran avance tecnológico de las últimas décadas ha dado paso a la manipulación de los agentes infecciosos a través de la ingeniería genética, las técnicas del ADN recombinante y la bioinformática, lo que permite disponer de vacunas más seguras, más eficaces y más coste-efectivas. El futuro de las vacunas está dirigido por un lado, a desarrollar vacunas específicas para poblaciones étnicas concretas en las que se observa una mayor incidencia de enfermedades, y por otro, a diseñar vacunas con alta efectividad entre poblaciones heterogéneas, como puede ser una vacuna universal frente a la gripe.

La búsqueda de nuevas vías de administración o lograr dosis únicas son también otro de los focos de la investigación en inmunización. “El objetivo es lograr formas de administración más fáciles y seguras”, señala el director general de Sanofi Pasteur MSD. Las vacunas inyectadas sin agujas, comestibles, las que se administran a través de las mucosas (oral, rectal, nasal o vaginal), y las transcutáneas son algunas de las líneas de innovación que se están siguiendo.

Las dianas terapéuticas son otra de las caras de la moneda del desarrollo que se está produciendo en el campo de las vacunas. Mientras la principal aplicación de las vacunas ha sido la prevención y el tratamiento de enfermedades infecciosas, la tecnología abre además un nuevo campo hacia las vacunas terapéuticas, “como es el caso de las vacunas emergentes contra las drogas de abuso”, apunta Juan del Llano, quien añade que “las miradas están puestas principalmente en el desarrollo de la vacuna contra el VIH, la malaria o el Alzheimer”.

Para el director da la Fundación Gaspar Casal, “el panorama es esperanzador pero, desafortunadamente, poco conocido e insuficientemente valorado por la sociedad”.

Para más información
http://www.softpoint.es

Categories: Artículos

Análisis de impacto presupuestario de la introducción de siklos® en el sns para el tratamiento de la anemia falciforme

siklosEl objetivo de este poster es estimar el impacto presupuestario de la introducción de Siklos® en sustitución de Hydrea®, en España, para el tratamiento de la anemia falciforme (AF) en los pacientes severos y moderados, niños > 2 años y adultos.

Se desarrolló un modelo de evaluación económica (período 2012-2015), utilizando valores predeterminados, validados con un panel de expertos. El año base para los costes fue 2011. Se asume una tasa de descuento anual del 3% para los costes, un peso medio de 32,24kg y 71kg, niños – adultos, respectivamente, y una sustitución proporcional de cuota de mercado para Siklos®. El impacto presupuestario se determina como la diferencia entre los resultados antes y después de la introducción de Siklos®. Se realizó análisis de sensibilidad univariante (±10%) según el grupo de pacientes, y las variables clínicas más relevantes del modelo (administración de Exjade®, unidades de trasfusión de sangre y tiempo de incumplimiento) para comprobar el impacto de dichas variables en el modelo desarrollado.

Gr1

Gr2

 

Los costes de los fármacos se obtuvieron de la base de datos de Vademecum y Nomenclator  (MSSSI). Los costes del personal sanitario, de las visitas médicas, los análisis y pruebas diagnósticas, así como los costes de administración, monitorización e ingresos hospitalarios proceden de Oblikue Consulting SL para el año 2011.

El coste anual del tratamiento con hidroxicarbamida en dicha población se presenta en términos totales (coste farmacológico, de administración y monitorización de la terapia), introduciendo a Siklos® con una cuota de mercado estimada del 25% anual hasta un total del 100% para el año 2015.

Gr5

 

RESULTADOS

Adecuar la terapia de la AF en España a Siklos®, único medicamento aprobado por la EMEA para el tratamiento de la AF, supondría un gasto de €1,3M para el SNS (2012-2015). Los análisis de sensibilidad mostraron que los resultados son mejores para el grupo de niños; las trasfusiones, tanto ocasionales como crónicas, afectan más a los resultados obtenidos para el grupo de pacientes adultos; las variaciones del incumplimiento de Hydrea® mejoraría notablemente el coste acumulado de introducir Siklos®, es decir, de adecuar la terapia de la AF [de € 1,3M a €0,6M]. (reducción del 53% por una variación del tiempo de incumplimiento del 10%).

Gr3

Gr4

 

CONCLUSIONES

Este análisis muestra que la introducción paulatina de Siklos®, en sustitución de Hydrea®, en pacientes con AF, severos y moderados, supondría un gasto de €1,3M para el SNS español durante el período 2012–2015, cuantía que representa el 0,01% del gasto farmacéutico de las CC.AA. y que se vería compensada por el hecho de tratar a los pacientes con el único fármaco indicado para la enfermedad, lo que permitiría cumplir con el protocolo europeo de farmacovigilancia para estos pacientes, cuya importancia es elevada, teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad rara y con unas consecuencias muy importantes sobre la calidad y la esperanza de vida de los mismos.

 

Autores
Álvaro Hidalgo (Universidad de Castilla-La Mancha1); Alexandra Ivanova (Weber, Economía y Salud); Mª Victoria Gardeta (Laboratorios ROVI); Carmen Escalante
Categories: Artículos

Economía de la Salud en el área del doctor (x)

hueso2 Aspectos socioeconómicos del dolor: una síntesis

El gastosanitario en los países de la OCDE representaba el 3,8 porciento del PIB en 1960, porcentaje que se incrementó al 9,1 en 2008. Diversos trabajos han demostrado que es la proximidad a la muerte y no la edad del individuo lo que explica las diferencias individuales del gasto sanitario.

En este artículo vamos a intentar resumir las ideas centrales de los distintos trabajos que han formado parte de la sección. Las implicaciones entre el dolor y la economía de la salud han quedado ampliamente detalladas a lo largo de la colección, sin embargo hay aspectos que nos invitan a reflexionar sobre los retos que la gestión del dolor supone a los sistemas de salud de los países occidentales.

En este artículo vamos a intentar resumir las ideas centrales de los distintos trabajos que han formado parte de la sección. Las implicaciones entre el dolor y la economía de la salud han quedado ampliamente detalladas a lo largo de la colección, sin embargo hay aspectos que nos invitan a reflexionar sobre los retos que la gestión del dolor supone a los sistemas de salud de los países occidentales.

La preocupación por el crecimiento del gasto sanitario en los países de la OCDE no es un fenómeno nuevo, ya que ha sido recurrente desde los años setenta. Por otra parte, este aumento del gasto sanitario en las últimas décadas es un fenómeno compartido por las principales economías del mundo, especialmente las desarrolladas, aunque también lo han experimentado los países en vías de desarrollo y los países emergentes. Sirva como orientación que el gasto sanitario en porcentaje del PIB en los países de la OCDE representaba el 3,8 por ciento en 1960, mientras que en el año 2008 este porcentaje se había incrementado hasta el 9,1 por ciento. En unos 50 años, el gasto sanitario casi se ha triplicado.

Las razones para este incremento son muy diversas y van desde la continua aparición de tecnologías más costosas, hasta una mayor preferencia por la asistencia sanitaria por parte de la población como consecuencia del incremento en el nivel de vida. Igualmente unos precios más altos del sector sanitario respecto a la media hacen que el porcentaje del gasto sanitario sobre el producto interior bruto se incremente de forma paulatina. No obstante, parece que en la actualidad y en los países industrializados es la prestación real media por persona lo que explica en gran medida el alza del gasto sanitario. La población utiliza de forma más intensa los servicios de salud y estos a su vez incorporan de forma creciente nuevas tecnologías más costosas. Es decir, prestamos más asistencia sanitaria cada vez más cara a los pacientes, siendo ésta más intensa, tanto en tiempo (procesos crónicos respecto a los agudos), como en cantidad (mayor duración de los tratamientos y mayor número de pruebas).

Sin embargo, desde una perspectiva histórica el aumento de la cobertura y las variaciones demográficas han explicado en gran medida el aumento del gasto sanitario. Diversos trabajos han demostrado que es la proximidad a la muerte y no la edad del individuo lo que explica las diferencias individuales del gasto sanitario. En este sentido, los aspectos relacionados cobran especial interés, ya que los cambios sociales han modificado la forma en que morimos. Las unidades de paliativos son una buena muestra de estos cambios, aumentar en lo posible la calidad de vida de los enfermos y reducir lo máximo posible el dolor que estos sufren en los últimos meses de su vida es algo que debe ser una prioridad dentro de nuestros sistemas nacionales de salud.

Como hemos visto a lo largo de la colección las implicaciones entre el dolor y la economía de la salud son importantes. De esta forma, según la encuesta Pain in Europe sabemos que el 12 por ciento de la población española sufre dolor crónico en España. El 44 por ciento de los pacientes españoles presentan dolor severo, frente al 33 por ciento, de media en Europa, siendo la duración media del dolor de 9,1 años en nuestro país en comparación a los 7 años que dura de promedio en Europa. Por otro lado, tal como señaló Dolores Fraga en su artículo, en España, según la Encuesta Nacional de Salud de 2006, el 14,76 por ciento de la población española sufre restricción de la actividad habitual por dolores o síntomas en las últimas dos semanas. En el año mundial contra el dolor musculoesquelético (2009-2010), una encuesta basada en la población española analizó datos de 15 años (1993-2006) sobre la prevalencia del dolor musculoesquelético invalidante, que se definió como el dolor sufrido en las dos semanas previas que disminuye la actividad laboral principal o la actividad del tiempo libre por lo menos medio día. La prevalencia global fue del 6,1 por ciento en 1993,

7,3 por ciento en 2001, 5,5 por ciento en 2003 y 6,4 por ciento en 2006. El predominio en mujeres fue dos veces el de los hombres.

El impacto del dolor sobre la calidad de vida de los pacientes es igualmente elevado, como bien señaló en su artículo Lilisbeth Perestelo. En la actualidad se dispone de diversas escalas de medida específicas que permiten evaluar la intensidad y el impacto del dolor sobre la CVRS del individuo en nuestro contexto español: el cuestionario de dolor de McGill (Mcguill Pain Questionnaire–MPQ), el cuestionario breve del dolor (Brief Pain Inventory–BPI), la escala de afrontamiento ante el dolor crónico (Coping Scale Questionnai-re–CSQ), la escala de clasificación del dolor de espalda (Back Pain Classification Scale–BPCS), la escala de discapacidad lumbar Oswestry (Oswestry Disability Index–ODI), y la escala visual analógica (Visual Analogic Scale–VAS), entre otras. Tal como señaló en su trabajo Mayte Jubete, el dolor crónico es uno de los motivos de consulta más frecuente en Atención Primaria, existiendo diversos estudios que demuestran que existe una fuerte asociación entre la presencia de dolor y el deterioro de la CVRS. De hecho, las personas con dolor crónico no maligno tienen una afectación multidimensional de la calidad de vida, que supera a otras enfermedades crónicas.

La importancia del dolor en los costes directos sanitarios fue puesta en relieve por Fernando Antoñanzas en su artículo, donde se estimó que el coste sanitario anual para el SNS de España superaría fácilmente los 3.000 millones de euros para los pacientes adultos con dolor crónico, de los cuales la mitad corresponderían al diagnóstico y seguimiento en consultas médicas. Además, si a dicho importe le sumamos el coste correspondiente a los adolescentes con dolor crónico y a todos los pacientes con dolor agudo (no crónico), el importe soportado por el SNS español derivado del padecimiento del dolor es muy superior al señalado.

El impacto sobre los costes indirectos del dolor es igualmente muy elevado, así las jornadas laborales perdidas en España a consecuencia del dolor ascendían a 38 millones, lo que se traduce en unos costes de 1.800 millones de euros de pérdidas laborales por incapacidad temporal. Además los costes intangibles en España estarían en una franja de entre

34.000 a 51.000 millones de euros, cifra que identifica la pérdida social generada por el empeoramiento en la calidad de vida producida por el dolor crónico.

Por último, Jaime Espín puso de manifiesto las dificultades existentes para aplicar los contratos de riesgo compartido a los tratamientos para el dolor, debido en gran medida a la dificultad para identificar un parámetro objetivamente verificable del éxito del tratamiento. Sin embargo, esto no debe cerrarnos a la posibilidad de que la financiación (e incluso el grado de financiación) de nuevos medicamentos para el dolor venga determinada por la mejora de salud (disminución de dolor) que proporciona, y no sólo por el número de unidades vendidas de un determinado tratamiento.

En resumen, el dolor y sus consecuencias deben ser un elemento importante para todos los actores del sistema sanitario. Los profesionales, los gestores, los pacientes y la industria deben trabajar unidos para reducir los efectos que éste ocasiona tanto en la salud de los pacientes como en la sociedad en su conjunto. En este sentido esperamos que la sección que hoy termina haya permitido conocer mejor todas las implicaciones que tiene para el sistema de salud el dolor y haya servido para sensibilizarnos a todos al respecto. No me gustaría terminar sin agradecer el patrocinio de Grünenthal Pharma a la sección y el trabajo de Medical Economics en la coordinación y edición de los diferentes artículos.

Categories: Artículos

Calidad de vida en personas con Diabetes Mellitus

Juan Oliva, Álvaro Hidalgo, Antonio Fernández-Bolaños Universidad de Castilla La Mancha y (IMW)

La DM, en sus dos variedades, tipo 1 y tipo 2, es una enfermedad crónica de elevada y creciente prevalencia en la población mundial, que incrementa la morbimortalidad de las personas que la padecen. Una persona con diabetes puede presentar problemas médicos originados por descompensaciones agudas de su enfermedad, como la cetoacidosis diabética o la descompensación hiperglucémica hiperosmolar, o a consecuencia de efectos adversos derivados de su medicación, como serían las hipoglucemias.

Sin embargo, son las complicaciones vasculares relacionadas con la diabetes las que hacen que la persona diabética tenga mayores probabilidades de sufrir una muerte prematura a consecuencia de las mismas y que pueda presentar otros problemas de salud (retinopatía diabética, amputaciones por enfermedades vasculares periféricas, problemas renales, neuropatías, entre otros) que reduzcan de manera significativa su calidad de vida.

Tomando como objetivo principal el estudio la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) de los pacientes con DM, y comparando la misma con la de población no diabética, se realizó un estudio empleando datos procedentes de una encuesta general de salud y comparando la CVRS de distintos grupos de riesgo. La encuesta de salud elegida fue la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA) del año 2006 dada su idoneidad, tanto por la riqueza de información sociodemográfica, del estado de salud y de las enfermedades diagnosticadas en las personas encuestadas como por disponer de uno de los instrumentos de medición de calidad de vida más empleado en la literatura científica nacional e internacional: el EQ-5D. Para el análisis se dispuso de una muestra de 15.926 personas, de las cuales un 6,4% había sido diagnosticada de DM.

Para estudiar si la calidad de vida relacionada con la salud era diferente en personas diabéticas respecto a las personas no diabéticas, se realizó un análisis estadístico con objeto de controlar el efecto de otras variables sociodemográficas como son la edad, el sexo o el nivel de estudios, entre otras.

Los resultados encontrados señalan que existe una asociación significativa y de orden negativo entre padecer Diabetes Mellitus y la Calidad de Vida Relacionada con la Salud. Lo más interesante del estudio es el análisis por subgrupos. Así, una persona diabética pero sin ningún otro factor de riesgo vascular (no obesa, no hipertensa, sin el colesterol elevado) no tendría una calidad de vida menor que una persona no diabética de características socioeconómicas similares (es decir, una vez controlados los efectos de la edad, sexo, nivel de estudios, etc.). En cambio, una persona diabética con factores de riesgo vascular añadidos presenta una calidad de vida inferior entre 0,05 y 0,06 puntos en una escala de 1 comparado con una persona no diabética sin factores de riesgo vascular y una persona diabética que ha padecido una enfermedad vascular presenta una menor calidad de vida entre 0,15 y 0,17 puntos en una escala de 1 comparado con una persona no diabética sin factores de riesgo vascular, lo cual supone un deterioro muy fuerte en la calidad de vida relacionada con la salud. Un resultado interesante es que las personas no diabéticas pero con factores de riesgo vascular o las personas no diabéticas que han padecido una enfermedad vascular, también presentan una menor calidad de vida relacionada con la salud en comparación con las persona no diabética y sin riesgo vascular. Sin embargo, el deterioro es mucho menor en comparación con las personas diabéticas.

Asimismo, un resultado relevante es conocer en qué dimensiones de la Calidad de Vida Relacionada con la Salud se centran los mayores problemas de las personas con DM y factores de riesgo y/o enfermedades vasculares. Así, los resultados del trabajo indican que las personas diabéticas presentan mayores problemas en las dimensiones de movilidad, autocuidado, actividades cotidianas y dolor o malestar, mientras que no se identifica una mayor probabilidad de referir problemas de ansiedad o depresión respecto a las personas no diabéticas.

El mensaje principal que se deriva del estudio es que la Calidad de Vida Relacionada con la Salud de una persona diabética no tiene por qué ser inferior a la de una persona no diabética. Un buen control de la Diabetes Mellitus, incluyendo además del control glucémico, el control de la tensión, el colesterol y el sobrepeso, junto con la prevención de eventos vasculares, son factores clave asociados a una mejor calidad de vida. Por el contrario, un mayor riesgo vascular o la presencia de una enfermedad vascular se asocia con importantes pérdidas de calidad de vida en personas diabéticas.

La información generada debería servir de ayuda para promocionar el correcto cuidado de la salud de las personas que padecen DM, empezando por dotar a las mismas de herramientas y recursos que les conciencien de la relevancia de su problema de salud y les convierta en expertos en el manejo de la propia enfermedad.

El conocimiento de la pérdida de Calidad de Vida Relacionada con la Salud en personas que padecen Diabetes Mellitus debe ser un indicador que se integre en el cuerpo de información que maneje el decisor sanitario para que sus decisiones sean eficientes desde la perspectiva social.Financiación del estudio: Novo Nordisk.
Trabajo presentado en la XXX Jornadas de Economía de la Salud celebradas en Valencia, junio de 2010.
Actualmente enviado a una revista científica, en fase de evaluación.
Aquellos lectores interesados en los resultados del estudio pueden solicitarlos a los autores del mismo.

Categories: Artículos

La salud mental de las personas jóvenes en España

images 009

Marzo 09. Coordinadores: Santiago Pérez Camarero, Nieves Rojo Mora y Álvaro Hidalgo Vega.

La adolescencia y la temprana juventud es para cualquier persona una época de constantes cambios en todos los órdenes. La conciencia, el lenguaje, el pensamiento, la afectividad, la percepción, la atención, el juicio y la inteligencia se encuentran en pleno desarrollo. Todos los cambios fisiológicos, emocionales, escolares o familiares, son vividos como una experiencia nueva, importante, significativa, espléndida o, a veces, traumática. En la adolescencia la transición lo es todo y el mundo es nuevo cada día; esto hace al adolescente sensible y especialmente permeable a casi todo; a lo bueno y saludable y a lo que no lo es tanto o nada para su salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre un 10 y un 20 por ciento de los adolescentes europeos sufren algún problema de salud mental o de comportamiento. Alrededor de dos millones de jóvenes sufren en Europa trastornos mentales, en distinto grado de severidad. Estas cifras nos sirven para recordar que el cuidado de la salud mental de las personas jóvenes es en cualquier sociedad un imperativo para la construcción del futuro. La protección de la autoestima y el desarrollo del potencial intelectual y emocional de los y las jóvenes son una responsabilidad que afecta a todos los actores sociales. Este monográfico aspira a contribuir al mejor conocimiento sobre los problemas relacionados con la salud mental de nuestros adolescentes y jóvenes que será, muy pronto, la de toda nuestra sociedad.

Categories: Artículos